Con el objetivo de fortalecer huesos , se toma demasiada leche y derivados lácteos; un abuso que puede conllevar a la aparición de la  osteoporosis, como estudios han corroborado en la población nórdica.

Desde hace mucho tiempo se tiene la convicción “popular” de que hay que tomar un vaso de leche por la mañana, otro por la tarde, más productos lácteos a lo largo del día. Es excesivo a pesar de que es difícil valorar cuál sería la proporción correcta ya que todo depende del cuerpo de cada persona y de la alimentación que haga en general.

La revista Time indica que los adultos necesitan unos mil miligramos al día,“para fortalecer los huesos, tener los dientes sanos y para que los músculos, las células y los nervios funcionen correctamente.

Hay que tener en cuenta que también hay patologías que no regulan bien el calcio, lo que puede hacer que el organismo fabrique por exceso, y en consecuencia aparezcan procesos tumorales. Ahora bien, estos casos son patológicos.

El calcio se puede conseguir por muchas otras vías aparte de la leche, estas  no provocarán ningún exceso, porque el cuerpo las regula perfectamente.

Las algas marinas, las bebidas enriquecidas con calcio (de origen marino, procedente de algas), las verduras de hojas verdes, el sésamo y las almendras son algunos de los alimentos más ricos en calcio. La población de los países asiáticos, que come regularmente estos alimentos no tiene problemas por exceso de calcio.

Aún existe otro factor indispensable para que la alimentación rica en calcio se fije bien en los huesos, que es la vitamina D. De la vitamina D nos beneficiamos por el sol, tomado con medida, así como el pescado, por ejemplo.

Time señala algunos ingredientes que proporcionan bastante calcio:

Brócoli, con 86 miligramos por 100 gramos. Además del calcio, contiene casi el doble de vitamina C que una naranja.  Aparte de que los estudios demuestran que las dietas ricas en verduras crucíferas como el brócoli bajan el riesgo de cánceres como los de colon y vejiga.

Así mismo Time considera;

La col kale, que aporta 101 miligramos por 100 gramos, un superalimento, porque tiene vitamina C, vitamina A y vitamina K. También es recomendada para las dietas de adelgazamiento, porque es poco calórica.

Los higos secos, con una proporción de 121 miligramos por 100 gramos, que también aportan fibra, potasio y magnesio,  un nutriente que el cuerpo utiliza en más de 300 reacciones biomecánicas, como el mantenimiento de la función muscular, el del ritmo del corazón, así como el fortalecimiento de los huesos.

Las naranjas: 74 miligramos en una naranja grande y 27 miligramos en un zumo de naranja. Además también son bajas en calorías y ricas en antioxidantes, que son las aliadas para que las células no envejezcan.

Las sardinas, con una proporción de 351 miligramos por 130 gramos. Además del calcio, son una fuente de vitamina B12, nutriente clave para la salud del cerebro y el sistema nervioso, y de vitamina D.

Frijoles, con una proporción de 63 miligramos por 50 gramos. Además son ricos en fibra, proteínas y hierro, y una de las fuentes de potasio.

Tofu, con 434 miligramos por 50 gramos. Gran conocido de las cocinas vegetarianas.

Almendras: 75 miligramos por 33 gramos, que correspondería a 23 almendras enteras. Además, las almendras son ricas en vitamina E y potasio.

 

                                                             

 

 

 

Fuente:
http://www.soycomocomo.es/reto/tomando-muchos-lacteos-no-fortalecemos-los-huesos-sino-lo-contrario/